De camino

¿Qué os parece?, ésta es la ruta : nada más salir de casa, dejo atrás el aparcamiento de la universidad, y también una de las esquinas que la delimitan, cuajada de flores. – Se trata de unas Choricias, también llamados árbol botella, Ceimba, Ombú, etc -. Podemos encontrarlas en tonos variados de rosa o blancas. A mí me recuerdan a las orquídeas, son un verdadero regalo para la vista.
Cruzamos la avenida de Cataluña y nos tropezamos con La Vía Augusta, por donde transcurre el carril bici, que también comparten los paseantes. Resulta curioso: llevo años transitando este precioso camino, sin presenciar ninguna disputa por parte de ningún ciclista por ver invadido su carril. ¿Resulta precioso verdad?.

Alrededor, transcurren los variados campos de cultivo, que tan sabiamente trabajan los hortelanos valencianos. Como ejemplo un ejército de coles, tan uniformadas, tan bellas; justo enfrente, la barraca, vestigio de las viviendas típicas de los agricultores de antaño.

Para llegar a la alquería donde compro las hortalizas y frutas hay que cruzar el Barranc del Carraixet. Allí siempre me esperan familias de patos, carpas, gaviotas, y… ¡hoy incluso una tortuga!, que aunque imperceptible en la foto, os puedo prometer que estaba allí. La cámara no pudo captar su imagen, ya que tan sólo asomaba la punta de la cabeza, yo calculo que mediría entre 35 y 40 cm., es la primera vez que veo allí esta especie.

La última fotografía corresponde a nuestro destino: Orxatería, heladería y hortalizas Vida, que además es también la vivienda de Vicen y su marido – El sabio hortelano -.
En el próximo encuentro os detallaré como es la parte exterior que circunda la casa, merece un tratamiento aparte por su belleza y autenticidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *